lunes, 20 de diciembre de 2010

La experiencia de un tonto o clave para librarnos de las gafas








Dr. Norbekov es autor de numerosos bestsellers. Uno de ellos es «La experiencia de un tonto o clave para librarnos de las gafas» que ya esta en el mercado español. La editorial bulgara «Janua98» da la oportunidad aquellas personas que quieren ser sanos y exitosos a leer el libro y a cambiar. El mensaje de los libros coincide con la filosofia de la editorial -«Los libros de los nuevos tiempos, la gente de los nuevos tiempos».
Los libros de doctor Norbekov rompen nuestras esquemas sociales, traspasan los limites de la vida cotidiana abriendo nuestra mente. Apostamos que cuando lleguen a la mitad del libro le va a gustar el estado de la mente en que se encuentran y va querer seguir leyendo.
Lea el libro y convenzase usted mismo.

Editeur:
Zhanua '98; 1st edition (2009)
Lengua:
Espanol
ISBN-10:
954-9589-95-1
ISBN-13:
978-954-9589-95-5
 Cómo resulta difícil de encontrar os dejo los datos del distribuidor en España, publicados por la Editorial. Lo remiten contra reembolso a casa en unos días.

Velin Velinov, Spain

Tel. +34 697 357 115


Aqui le ofrecemos parte del libro:

miércoles, 1 de septiembre de 2010

El Nido






“ E l    N i d o ”



Tempestades, odios y guerras
conmovían cielos y tierra.

La paloma tenía que volar muy alto
para poder sobrevivir a este mar embravecido
de huracanes, odios y guerras.
Su vuelo era rápido, limpio y seguro.

Allá muy alto en las alturas,
se respiraba otro aire, otro viento,
sin acordarse en que tarde o temprano
debía volver sobre su vuelo,
debía volver sobre sus pasos,
posar de nuevo sobre un árbol.

Eufórica en su gran vuelo,
subió y subió cada vez más alto,
hasta perderse allá arriba en las estrellas,
sin acordarse de un árbol, de un nido.

Francisco Cervera
(Libro Dama de Viento)




miércoles, 7 de julio de 2010

El Sueño





El Sueño



Si vine a la vida desde un sueño,
un sueño soy, un sueño fui,
así que siendo como soy,
parte de un sueño,
cuando me vaya, sueño seré.

Sólo me queda una incógnita,
qué hay de mi apeadero aquí,
a quién le pido justicia,
a quién le pido amor,
si nadie da nada por nada,
me lo tendré que buscar yo.

A dónde me dirijo y voy,
a dónde se ocuparán de mi,
en este estrecho y corto camino.
Sí alguien me echa una mano,
será para burlarse de mi,
mas que burlas hay en un sueño,
sí yo nunca estuve aquí.

Sí vuelvo a deambular
dentro del sueño,
quiero seguir sonámbulo,
y no volver a este apeadero,
sin un amigo en el bosque,
dónde nada ni nadie,
me vuelvan a hacer naufragar.

Francisco Cervera
(en Dama de viento)


lunes, 3 de mayo de 2010

Orgullo



“Orgullo” 



Qué queréis que yo os diga
si este mundo anda hundido
con el peso del orgullo
y el amor nunca sentido
de las quimeras sin lógica,
de unas barreras siempre en guardia,
que no pasa nadie por ellas
sin el sello del orgullo.

Francisco Cervera 
(en Dama de Viento)

viernes, 9 de abril de 2010

Ilusión o Sueño



“Ilusión o Sueño”

La ilusión de un sueño muerto,
por soñar, yo estaba muerto,
mucho antes de nacer.

Mas dejadme,
no entorpezcáis mis sueños.
Una estrella errante,
deja tras de si una estela,
y en un instante, ya no hay
ni estela ni estrella.

Mas callad esas voces prisioneras
de la convivencia humana,
de la humana ambición,
resbalando en el fango,
tanta intriga, envidia y pasión.

Niños que en la escuela
enseñan a rezar el padre nuestro,
y a acallar esas voces,
que no habían.

Pero decidme, niños,
si algún día rompen antiguos convencionalismos,
y sus voces echan un llanto al cielo,
y el cielo escucha el llanto,
y caen torrentes y más torrentes,
desbordando ríos y mares,
y ese sueño nuestro toma conciencia
y emerge sobre las olas.

Callad niños,
¿A dónde irán las barcas
hechas para después del diluvio?
Decidme niños,
¿Para qué servirán las cartas de navegación?

Pero, ¿qué disparate es este?
Los muertos viajarían solos,
no habría ilusiones ni sueños,
o ¿es que acaso sueñan los muertos?

lunes, 1 de marzo de 2010

Mariposa herida

“Mariposa herida”



  
De qué se alimenta el alma,
de qué se alimenta el amor,
con qué se serena el viento,
y con qué se apaga el dolor.

A todas estas preguntas,
a las cuales no hallaba respuesta,
después de regresar
de más allá de las estrellas,
dónde se funden estrellas y amores,
yo me hallaba con algo de mi,
que no encontraba el camino,
con algo de mi ya largo tiempo partido,
algo así como un viajero sin destino,
como un algo que se ha perdido en el cosmos,
imaginando una y mil cosas,
a las cuales nadie tiene respuestas.

Muy cansado me encontraba,
y mi mente no paraba de girar
y girar sobre sí misma,
como el mismísimo firmamento,
en busca de qué,
en huida hacia la nada,
cuando por milagro no pisé
a una simple mariposa
que en suelo yacía herida
y no podía volar.

En el vuelo estaba su vida,
y yo aunque muy cansado estaba,
no la quise pisar.
Con delicadeza la  cogí
Para ayudarla a volar.

Vuela, vuela mariposa,
y regresa a tu hogar,
que yo regresaré al mío,
aunque para ello tenga que dejar de volar,
y volver a los caminos,
y me tenga que volver a arrastrar.

Francisco Cervera 
(en Dama de Viento)

lunes, 8 de febrero de 2010

L A     D I O S A


Engalanada con sus mejores galas
y sus más vivos colores,
vino a mí en una tarde de primavera,
la entera amante del Universo,
penetrando en mis sentidos
tanta belleza y misterio.


Era la diosa de la vida y del amor,
haciéndome sentir tanta y tanta belleza,
se hacía ver resplandeciente
por encima de valles y montañas,
abarcando y dominando,
desde donde se ocultan cielos y tierra, 
hasta más allá del horizonte,
donde se confunden, 
cielos y estrellas,
creación y nada,
vida y muerte.


Y en ese punto estaba,
esa diosa caprichosa,
de tantos misterios escondidos.


Mis sentidos, como palomas al viento,
surcaron de mi mente,
volaron, volaron  y volaron.


Francisco Cervera 
(en Dama de Viento, pg. 32)

jueves, 4 de febrero de 2010



L I N D A S    F L O R E S




Ella brillaba por su belleza,
por su perfume, llena de lindos colores,
limpia y llena de natural perfume.

Ya habían pasado las lluvias,
el lenguaje continuaba,
firme y silencioso.
El pensamiento humano,
quería penetrar en sus misterios,
para reclamar y adueñarse
de todo cuanto es posible.

Sin embargo, ella continuaba
firme, limpia y silenciosa,
con sus hermanas de distintos colores,
a cada cual más bella, 
limpia, perfumada y silenciosa.

De pronto, una suave brisa las movió,
esparciendo su aroma por el entorno,
haciéndome comprender,
el amor silencioso, profundo,
que esas lindas flores tenían,
dando color, luz y amor
a este mundo de locura,
en el cual andamos,
inmersos y esclavos
los seres humanos.
Francisco Cervera (en Dama de Viento)
flowers and the ladybird

lunes, 25 de enero de 2010

La Huella



LA HUELLA

Una lección de humildad he recibido,
una lección de humildad me hacía falta.
Sólo le pido al cielo que haga huella en mí,
y no se borre jamás su recuerdo en mi alma.


¿Por qué luchan los hombres?
¿Por qué se odian y matan?
¿Por qué tanto dolor se genera
dentro y fuera del alma?


¿Por qué antes de nacer está
 ya su destino manipulado?
¿No será que los humanos,
después de abandonar las cavernas
hayamos olvidado todo,
y juguemos a los dioses
sin haber nada aprendido?


Tengo la sensación
de que una mano invisible,
me acoge y me guía.
Siento un escalofrío
recorrer todo mi ser
al no llegar a comprender
por qué todo se refleja en mí,
y me guía a través de la niebla,
buscando el corredor
para salir al exterior,
desde lo más profundo
y ciego del alma.


Francisco Cervera
(del Libro Dama de Viento)

martes, 5 de enero de 2010

La LUCHA



L A       L U C H A

Tengo un amor escondido
dentro del fondo del mar,
tengo un amor que no encuentro
ni en la tierra ni el mar,
tengo mi alma partida
entre la nada y la eternidad,
tengo dos dudas presentes,
sólo me queda una incógnita,
entre luchar o callar,
prefiero la primera,
aunque para ello,
tenga que subir al cielo
en un velero ligero
y poder en la lucha participar.


Francisco Cervera
(en libro Dama de Viento)

domingo, 3 de enero de 2010

La Mirada

L A    M I R A D A   


Nunca te besé en la boca
 ya que me bastaron tus ojos. 


 Al mirarte dentro de ellos, 
 me descubrieron un horizonte 
lleno de amor y esperanza, 
un amor tan puro y tierno 
como el que siente una madre 
hacia el recién nacido. 


 A través de ellos vi tu alma, 
la mía y del mundo entero. 
Qué más puedo pedir de una mirada 
de amor, de consuelo, 
 comprensión y ternura. 


 Era todo el Universo reflejado 
en la luz, esperanza y amor 
que había dentro de ellos. 

Sí el mundo entero se fijara 
en las miradas del mundo, 
 no serían las espadas 
quien todo lo decidieran, 
serían los ruiseñores 
quien todo lo ordenarían, 
y abría muchas más flores y amores, 
y menos ruido, golpes y espadas. 

- Francisco Cervera - 
(en Dama de Viento)
Loading...

¿Qué es Poesía?

ME GUSTA LEER

ATENCION NIÑOS